miércoles, 22 de julio de 2009

EL ÚLTIMO OCASO


El sol se apagó, y nadie estaba preparado para la oscuridad. Todos vaticinaban que la estrella de fuego explotaría pero, simplemente, se apagó. No hubo aviso, ni fases intermedias que avisaran a los estudiosos… sólo se apagó… sin más.

Cuentan las historias que el ser humano se adaptó a la oscuridad, al frío y a todos los cambios que se produjeron en la madre tierra. Y también cuentan las historias, que la luna desapareció del cielo al notar la ausencia de su astro compañero y ahora las estrellas no prestan el consuelo suficiente.

Sin embargo, la humanidad quedó marcada por aquel último atardecer que nadie tuvo n cuenta, aquel ocaso que pasó totalmente desapercibido, aquella puesta de sol que lleva años añorando porque aquel día lejano olvidaron contemplarla.

Por eso ahora, decenas de años después, la humanidad se detiene un instante como homenaje al sol que perdió. Una vez al año, sincronizan sus relojes y prenden fogatas que flotan en el mar, para recordar el reflejo dorado que, según cuentan las historias, una vez cada 24 horas se acercaba a besar al mar y le prestaba su color a las aguas.

10 comentarios:

  1. Espectacular, yo te doy una frase a la semana y tu escribes y luego publicamos el libro a medias vale?
    En un año tenemos un libro con 50 relatos increíbles.
    En fin, si me dan de alta pondré el mío y si no atenta al blog!
    Un saludo, gracias por darle este relato a mi frase

    ResponderEliminar
  2. Sencillo relato que simplemente es hermoso... y eso no es poco. Quizás sobraba alguna coma para un relato que fluye de un tirón.

    ResponderEliminar
  3. Bueno ya he publicado el mio, como el foro no me deja te lo pongo aquí y si me haces el favor lo transmites jajajaja
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. ¡Dios! Que buena hechura de traje para tan tremendo vaticinio. Más que desear, construyamos un desenlace más deseable para nuestros hijos... Así que espero te equivoques en tus pronósticos con todas las de la ley.

    Y sigamos disfrutando de atardeceres eternos; y sigamos encendiendo hogueras en la playa en esas largas noches de San Juan... pero a la luz de la luna, por supuesto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que si eso pasará moriríamos todos en el acto, por que echar de menos el sol, sería demasiado.

    ResponderEliminar
  6. me gusta lo del color de sus aguas. te ha quedado bien la historia.

    Saludo

    ResponderEliminar
  7. Vine a escribir antes pero 'intenné' se petó y empezó a abrirme un montón de pág blabla...

    El caso, quería decirte -en relación a tu comentario en mi historieta- que: es normal que al final te hayas quedado con la sensación de oscuro, recuerda que sólo se nota diferente y con colores cuando ella pasa ;) Así que... no está mal llevado, ¿no? xddd Creo que es una buena canción para comparar cómo es que ella no le vaya dando color a cada cosa.

    Un saludete!

    ResponderEliminar
  8. Precioso de verdad, una hermosa leyenda con moraleja incluida que invita a reflexionar y a apreciar las cosas habituales del día a día, como pequeños regalos. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno. Muchas veces somos incapaces de apreciar las cosas bellas que nos rodean. Gracia por recordarmelo

    ResponderEliminar
  10. Este me ha gustado aún más, mucha suerte también ;).

    Que ganas tengo de que acepten mi solicitud del cuentacuentos.
    Besotes

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.