martes, 28 de julio de 2009

PARA SUS OJOS


Allí estaba, como si siempre la hubiera estado esperando. Como si la arena y la luz del sol siempre hubieran formado parte de ella.

Sin preguntas, y quizás, también sin respuestas.

Por eso volvió a lanzarla al mar. Aquel mensaje no se había escrito para sus ojos y ese sentimiento fue más fuerte que su curiosidad, más fuerte que ella misma.

Pero ahora, camina descalza rozando las olas, esperando que aquella botella vuelva hasta su playa, porque si los milagros existieran… si por un instante el universo se confabulara con la suerte y aquel mensaje volviera a esperarla en la orilla, entonces y sólo entonces, estaría segura de que aquellas letras sí se habían escrito para sus ojos.

2 comentarios:

  1. Hizo bien,yo tampoco me hubiera quedado con una tinta hecha carta si no me hubiese aseugrado antes de que estaba heca para mí
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que bonito, particularmente, este relato, este sentir, tuyo, Angelical. Me encantó. Todos soñamos toparnos algún día con aquella botella, que seamos su legal destinatario, y poder descorchar aquella magia encerrada... No sé que hubiera pasado con mi curiosidad, de no ser así.

    Bello - beso - bello.

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.