domingo, 26 de julio de 2009

SIEMPRE HAY MÁS MOSQUITOS CUANDO ANOCHECE


"Siempre hay más mosquitos cuando anochece". La frase de mi madre siempre estuvo en mis pensamientos, previsora, y sin embargo, hoy en esta oscuridad se me revela insuficiente.

Mosquitos... mi madre sólo me previno de ellos pero nunca mencionó los otros inquilinos que acechan bajo el cobijo de la oscuridad. Nadie me avisó de esas sombras que te persiguen en la noche hasta darte alcance en tus propios sueños, esas que se introducen en tu mente hasta volver negros tus pensamientos, esas que al alba esperan agazapadas entre murmullos hasta que el cansancio vuelva a rendirte.

Mosquitos... ¿a quién le importan los mosquitos?

6 comentarios:

  1. Bueno, está claro que le importaban a tu madre, en aquellos tiempos en los que la noche era el único colchón reparador para el merecido descanso. En aquellos tiempos en no existía el stress, y los únicos demonios que rondaban la quietud del alma no eran interiores, sino que fluían en el sermón de la misa de una de los domingos.

    Una lección más de los terrores urbanos con los que convivimos a diario. Aunque nunca lleguemos a habituarnos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que te he leido de dia, de todos modos voy a encender la luz, por si...
    los mosquitos XDDD
    Un saludo El Bardo

    ResponderEliminar
  3. Ay, cuánto coñazo están dandp los mosquitos...

    Ya te lo dije en su día, para mí fue el mejor del reto... ¡Pero que no se te suba el ego y te vuelvas una soberbia como yo!

    ResponderEliminar
  4. Tranquilo Julián, seguro que siempre habrá alguien que se encargue de atármelos al suelo jajajjajja

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho tu blog! Tu forma de escribir en esta entrada, llamandola de doble sentido, jugando con dos cosas completamente distintas...

    Te felicito :)
    Has conseguido que te siga

    Un besito
    Martín

    ResponderEliminar
  6. En un abrir y cerrar de ojos describes en pocas palabras ese universo que pulula a la sombra de la oscuridad, invisible, hasta que un sueño lo atrapó.
    Me encantó!

    Y los mosquitos, bueno son mosquitos :)

    Un abrazo Angelica

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.