domingo, 1 de noviembre de 2009

EL MOTIVO ADECUADO




_ Dame cuatro motivos para continuar.
Su voz sonó firme y clara, plenamente consciente de que era el dueño de la situación.
Los ojos de ella lo miraron suplicantes como si sus ganas hubieran diluido todas las fronteras entre lo debido y lo prohibido, entre el deseo y la pura necesidad.
Se mordió el labio inferior mientras sus temblorosas manos acariciaban el torso desnudo. Su mirada buscó los ojos que con promesas lascivas intentaban demorar el momento.
_ ¿Cuatro motivos?_ dijo poniéndose de pie y obligándolo a ponerse de rodillas_ Sólo necesitas uno _ ahora era su cabeza la que estaba ala altura adecuada y ella le sonrió triunfante. _ He pagado por adelantado.

7 comentarios:

  1. Para qué buscar más motivos... y ese idiota, si ya ha cobrado, ¿por qué pregunta? En fin, vaya congéneres que tengo por ahí sueltos.

    Por cierto, la lujuria que desprenden todos los párrafos (menos el último) es sublime.

    ResponderEliminar
  2. Muy sugerente la mordedura de labios y las manos temblorosas de ella.
    Me ha gustado la forma en que ella ha pasado, de estar sometida, a mandar en la situación.

    Por cierto, gracias por la bienvenida y por la visita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Buff!

    Como me alegra gozar de una vida tranquila...

    Besos, Angelical.

    ResponderEliminar
  4. Muy erótico. Me ha gustado. La imagen muy sugestiva además. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si el tío es el de la foto, los motivos que tiene ella para continuar están bastante claros... jajaja, no, es broma!!
    Me da un poco de pena que haya tenido que pagar...

    ResponderEliminar
  6. Sugerente, erótico y tajante a la vez! Me ha encantado! Por cierto, aunque no soy la primera, he de decirte que en la foto has acertado ;D

    ResponderEliminar
  7. Y es que le deja sin razones para seguir hablando.
    Sensual, sin perder la erótica del humor, con gran dosis de pasión, es un placer leerlo :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.