viernes, 30 de julio de 2010

SE DEJÓ LLEVAR


_¿Bailarás conmigo un último vals?

Nunca supo si aquella frase fue pronunciada en serio o sólo trataba de arrancarle una de sus últimas sonrisas pero, a partir de entonces, sus horas de sueño inducido se llenaron de notas musicales y pasos de baile.

Sus momentos alejados del dolor, se perdieron entre telas vaporosas que giraban al compás y una mano agarrada a su cintura que conseguía que fuera capaz de flotar, etérea, irreal… por una vez en su vida se dejó llevar.

Aquella frase le regaló el final que necesitaba, un acabar acompasado, al ritmo de su vaivén, soñando con melodías compartidas que la alejaron de una realidad arrítmica. Se fue sintiendo sus manos en la cintura, girando en un baile imaginado al que le quedaron pequeñas todas las partituras inventadas. Se dejó llevar.

6 comentarios:

  1. Partituras, baile y dejarse llevar. Esa es la clave^^

    Un hermoso final =D

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  2. Mira qué rápida!!

    Te ha quedado precioso y acompasado, al igual que un buen vals!! Me ha gustado de principio a fin.

    He vuelto de Kenia así que a ver si me animo a bailar este último vals ;)

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito, muy sutil y musical. Una especie de poema a ritmo de vals.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Sé que es un tópico, viendo de que va el micro, pero te ha quedado muy musical (y también muy sugerente) :-)

    ResponderEliminar
  5. Que bonito. Parece como si no te hubiese costado nada escribirlo, como si las palabras hubiesen fluido como los pasos en un vals. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Llego mas tarde que el mes xd

    La música vence al pasado. Todo, el pensamiento, sus recuerdos,. imágenes, todo se mueve al compás de un vals que surge.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.