lunes, 9 de agosto de 2010

EL SACRIFICIO


Todos en círculo, con las manos unidas y las mentes ensangrentadas. La última ofrenda de la temporada había congregado, alrededor de la arena sagrada, a lo más florido de cada casa.

El rojo del sacrificio brotó de aquella piel negra y el baile del iluminado se adornó con movimientos de falsa valentía, mientras los instrumentos del ceremonial se hundían en la carne sacrificada.

Fue el momento en el que luces y sombras se confundieron sobre el altar de albero y los participantes del rito sangriento rompieron la armonía del círculo sagrado, entre vítores y pañuelos blancos, para aplaudir el supuesto arte liberado en aquel sacrificio del que todos habían sido partícipes.

9 comentarios:

  1. Y yo que te creía menos tétrica jeje

    ;)

    ResponderEliminar
  2. No todo va a ser mi lado moñas XDD el año pasado quedé seleccionada en el Monstruos de la razón, en la categoria de TERROR JAJAJAJAJAJ

    ResponderEliminar
  3. Pues tú también te has salido por la tangente con la frasesita de marras, nada de brujas, muy requetebien.... Vaya manera de extrapolar una frase...Visto así las corridas dan un reparo ufff... y si he de reconocer algo es que vas a herir sensibilidades taurinas jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho. Una manera bastante realista de describir ese... "arte"...

    ResponderEliminar
  5. ¿Herir sensibilidades?... correré el riesgo jajajjaja

    ResponderEliminar
  6. Con que fuerza reflejas el sufrimiento de un sacrificio tan inutil, y la nobleza del toro que en ningun momento huye.

    Muy bueno Angelical

    ResponderEliminar
  7. Bonita forma de cambiar el paradigma de arte por el de sacrificio bárbaro. Yo por mi parte sí que veo arte en un tramo de la corrida, aunque toda la parte de las torturas y la muerte creo que se la podían ahorrar, como pasa en todos sitios (y que no me digan que está incompleto sin la parte de la sangre y de la muerte, porque vamos...).

    ResponderEliminar
  8. Hasta donde yo sé, en Portugal no matan a los toros y (creo)que incluso los llaman igual to-re-ros, osea que se busquen las excusas que quieran pero lo que es, es

    ResponderEliminar
  9. Me gusta esa faceta gótica y el relato tiene mucha fuerza, pero usas términos tan vagos que se quedan muchas preguntas en el aire. Me quedo con la sensación de que se podría dar continuidad al relato, pues yo lo veo como una sinopsis de una novela o una introducción.

    De verdad, la historia promete, pero se me queda un pelín corta. Te leo.

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.