lunes, 6 de septiembre de 2010

MUNDO INTERIOR


No era necesaria una bola de cristal para ver los espíritus en torno a él, porque nunca existieron. Las sombras que lo amenazaban sólo estaban en sus sueños y las voces que lo atormentaban no existían fuera de su cabeza.

Consumió su vida huyendo de su propia imaginación y de los monstruos que ésta había creado.

Buscó incesante la puerta que lo sacara del mundo de su consciencia pero sólo encontró ventanas que se asomaban a mundos discordantes llenos de pensamientos irreales.

Se encontró perdido dentro de su propia mente repleta de absurdos, de caminos que nunca llevaban a ninguna parte y de espectros que levantaban laberintos para mantenerlo alejado de la cordura.

10 comentarios:

  1. Eso es lo peor... que el enemigo seas tu mismo.

    ResponderEliminar
  2. Sara, eso no hay terapia de grupo que lo arregle ^^ XDDD

    Sam, usa sensibilidad artística xd jajjajaja

    ResponderEliminar
  3. Últimamente estás de un tétrico que asusta...
    Me encanta, claro
    Jajajaj

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno Angelical, a mí no me inspiró nada esta frase. Da angustia leerlo, sobre todo sabiendo que hay gente que sufre de estos trastornos. Con lo miedosa que soy, a mí me pasa algo así, y por dios que me rematen jajajaajja.

    ResponderEliminar
  5. Dos fans de mi lado oscuro ¬¬ jajajjajajjaj

    ResponderEliminar
  6. La historia va convirtiendo cada línea en pasadizos, recovecos por los que el miedo, la tensión, la búsqueda de una salida en lucha contra el tiempo.
    Escalofríos! :)

    ResponderEliminar
  7. Me gustan tus escalofrios ^^ jajjajajja

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.