martes, 14 de septiembre de 2010

PERFECCIÓN INCOHERENTE




Se quedó mirando fijamente la preciosa casa de muñecas que, de pronto y sin explicación, había aparecido en medio de su dormitorio. Su tejado a dos aguas con aquella veleta inmóvil que la apuntaba, una diminuta cama que prometía ser acogedora, una escalera estrecha y empinada que comunicaba los dos pisos, sus paredes empapeladas con estampados que llegaron a parecerle hipnóticos… todo en aquella casa parecía invitarle a que se convirtiera en su habitante. Era, simplemente, perfecta.
Y entonces sucedió. Aporrearon la puerta con tal fuerza que temblaron las paredes. Con el corazón en un puño, Ali abrió la puerta para encontrarse ante un hombre muy gordo que la miró con los ojos más crueles que había visto nunca. Con esfuerzo, pasó su cuerpo por el hueco de la puerta y le ofreció una sonrisa de dientes retorcidos  que dejó escapar un olor a cloaca que le revolvió el estómago.
Ante la mirada atónita de Ali, el hombre abrió su enorme mano de dedos rollizos para mostrarle su palma.
¡Su gato! En medio de aquella llanura de carne, estaba tendido el cuerpo de su gato, le habían arrancado los ojos, ahora era un gato ciego… ¡un gato muerto!
Aterrorizada miró los minúsculos ojos de aquel hombre gordo y leyó en su mirada la crueldad de sus actos y, lo que fue peor, la de sus intenciones.
Corrió y corrió para salvar la vida, como en sus peores pesadillas, hasta que de pronto tuvo el convencimiento de que su única salida era aquella casa de muñecas.
Se escapó de aquellas manos enormes, desapareció ante la mirad perpleja de aquel gigante que, frustrado, lanzó el gato inerte por la ventana del dormitorio.
Ali respiraba con dificultad, escondida en el hueco de la escalera, entrecerrando los ojos como si el no ver evitara que la vieran.
Vio la espalda del hombre gordo desapareciendo por la puerta y el sonido seco del portazo la hizo soltar aire y volver a respirar tranquila.
Ali salió de su escondite y se dejó conducir por el estampado de las paredes. De alguna manera, era como si aquellos dibujos intrincados guiaran sus pasos.
Su paseo terminó en la cocina. Estaba plagada de piezas de porcelana, decoradas con flores cursis que se contorneaban de una línea dorada que resaltaba el gusto recargado del conjunto.
Bandejas, tazas, platos, tazones, escudillas, fuentes… y en medio de aquel derroche: una mesa coja.
Ali se sintió defraudada, recordó la impresión que la casa de muñecas le había dado desde fuera y decidió dormir para olvidar el cambio de sensaciones.
La cama era dura, incómoda, fría… Ali pensó que la perfección no existe, que es una mentira, una ilusión óptica que desaparece en cuanto te acercas.
Se cubrió con la colcha de aspecto precioso y tacto áspero pero no cerró los ojos. Permaneció quieta, con la mirada inmóvil en la ventana de su dormitorio. La luna estaba llena y ofrecía la iluminación perfecta para las nubes que jugaban con el satélite.
En un momento dado, Ali observó una especialmente esponjosa que mutó ante su sonrisa y tomó forma de retrete. Una nube con forma de retrete tampoco es algo tan incoherente, pensó, al menos no el día  que has visto a tu gato muerto y tratas de dormir en la cama de una casa de muñecas decorada con un papel hipnótico.
Ali se rindió al sueño en cuanto la nube se deshizo. Cuando abrió los ojos ya era de día, el sol entraba por su ventana iluminando el espejo que había junto a su cama.
Se enfrentó a él llena de sensaciones confusas y vio a una niña rubia que se había llenado de arrugas, con una sonrisa vacía y unos ojos llenos de brillo artificial.
Sobre su mesilla, un cenicero con una única colilla. Hay imágenes capaces de explicarlo todo. Ali buscó debajo de las sábanas sus ganas de levantarse, pero no las encontró y volvió a cerrar los ojos.


13 comentarios:

  1. Y drogas jajjajaja que para una vez que las pongo de verdad no las veis XDDDD

    ResponderEliminar
  2. solo espero no ver casas d muñecas cuando vaya a amsterdam en marzo... ¬¬

    ResponderEliminar
  3. OMG!!! no me digas esas cosas que provocas a la madre que llevo dentro XDDDDDDDDd

    ResponderEliminar
  4. xDDD t kieres venir a amsterdam?? ^^ xD

    ResponderEliminar
  5. Que sepas que es de las proposiciones más interesantes que me han hecho nunca XDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  6. Yo pensaba que había sido un sueño, que se había dormido con la imagen de la casita de muñecas, no me había dado cuenta de las drogas...

    ResponderEliminar
  7. La pista es la colilla, hija, la colilla ¬¬ la casa ni siquiera existe "aparece de pronto en medio del cuarto" ¬¬u

    XDDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  8. Llegué aquí a través de ociozero y me encantó tu estilo. Éste, en particular, es un relato original y super bien llevado.
    Transmite las sensaciones...me gustó realmente...
    Te leo y te sigo...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Qué sorpresa verte por aquí!!!! XDD pues si te gustó, decirte que salió de un reto en OZ así que ya estás tardando en pasarte por el taller de escritura que aún puedes participar ;)

    ResponderEliminar
  10. pues ya sabes, en marzo!! xDD invitados estais xD

    ResponderEliminar
  11. Extraordinario!! Estoy haciendo un recorrido por los blogs que participan en el Concurso del 20 MInutos y éste me ha parecido genial.

    Como veo que te gusta mucho escribir y lo haces muy bien, me gustaría sugerirte un lugar en Barcelona. Se llama Laboratorio de Escritura y hacen cursos presenciales y virtuales. No sé! A lo mejor te interesa a ti o a alguno de tus seguidores: http://laboratoriodeescritura.com/

    ((tienen un curso de literatura y periodismo que vale mucho la pena))

    ResponderEliminar
  12. Gracias por el piropo y por la recomendación, pero, teniendo en cuenta que vivo en Huelva, me pilla un pelín retirado XDDDDD

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.