lunes, 15 de noviembre de 2010

DEMASIADAS PÉRDIDAS

Óleo de Eduardo Naranjo

Cuentan que cuando regresó ya no era el mismo. Que sus ojos se habían acostumbrado a mirar sin ver y su mirada se asomaba a dos ventanas vacías que no transmitían las sensaciones del alma.
Cuentan que convirtió el silencio en su cobijo y construyó su mundo alrededor de él. Se enfrentó a un lienzo en blanco y vació sobre él todos sus miedos, todo lo que había ido dejando atrás y que lo fue alejando de lo que una vez había sido.
Cuentan que la guerra salió de sus venas convertida en colores y la tela reflejó todo lo que perdió entre el sonido de balas esquivadas y el olor a batallas perdidas o ganadas.
Demasiadas pérdidas…demasiado blanco en la tela… demasiado silencio en el alma.
Cuentan que cuando el miedo tomó las riendas del pincel, las imágenes empezaron a tomar forma con la naturalidad de los recuerdos evocados en sueños. Una bota para todos sus compañeros que dejaron de ser; otra, cruelmente parecida, para honrar a los enemigos que una vez fueron. Un rosario para recordar la fe que perdió por el camino, la mentira que desapareció entre olores a trinchera.
Cuentan que dibujó su propio rostro, el de antes… lo intentó. Cambió aquellas facciones mil veces pero nunca llegó a reconocerse… ni en los ojos de antes ni en los de ahora.
Cuentan que acabó su obra dándole forma a su miedo, a la certeza de saber que en realidad nunca regresó que, lo que una vez fue, se convirtió en lamento que vaga rebuscando entre sus pérdidas.

6 comentarios:

  1. El sonido del silencio, el blanco de la nada, el vacío de lo arrebatado, la muerte de lo perdido, el miedo que se abre paso en busca de un camino.

    Superan tus palabras al pincel, su lectura al cuadro :)

    Hermosa entrada de gran fuerza

    ResponderEliminar
  2. JO-DER!! casi me han entrao ganas d plagiarte i todo!! jajaja. en serio. impresionante entrada!!!

    ResponderEliminar
  3. A ver si a los que votan les gusta tanto como a vosotros y gano el reto XDDDDDD

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo...y qué suerte que este relato, que relatos como el tuyo, sean solo fruto de la imaginación y no de experiencias personales como las que tuvieron que vivir, sin ir más lejos, nuestros abuelos...

    Con el poco tiempo que tenga, trataré de seguir leyéndote en el futuro ;)

    ResponderEliminar
  5. No sé muy bien cómo he llegado a tus intimidades,pero me alegro de haberme extraviado...
    Humildemente,una entrada que ya me hubiera gustado firmar.
    Saludos y felicidades!!!
    lamalasuerte

    ResponderEliminar
  6. Mitraista y La mala suerte, bienvenidas a mis realidades ^^ y me encantará que volvais cad vez que os apetezca sumergiros en ellas XDD

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.