sábado, 16 de octubre de 2010

BUENAS INTENCIONES


Hoy me he levantado con la sensación de ser capaz de cambiar el mundo. Mis sentidos estaban convencidos de poder aportar ese grano definitivo, ese que sacude la montaña y hace que se mueva en la dirección correcta. La certeza de haber alcanzado el momento de plenitud adecuado para dejar a un lado los discursos inútiles y empezar a crear hechos concretos, ha hinchado mis pulmones mezclándose con el aire de la mañana.
Mis ojos se han abierto a un mundo de posibilidades renovadas y con el alma llena de esperanzas tangibles y definitivas he abierto la ventana. Fuera todo seguía igual. Las prisas, el anonimato, la soledad en medio de tanta gente... la vida. He tomado consciencia de ese "igual que siempre" y en un acto, pleno y sincero, de humildad he cerrado la ventana y he vuelto a meterme en la cama.
Fuera todo sigue igual.

lunes, 4 de octubre de 2010

UNA PAREJA EXTRAÑA


Siempre se habían considerado una pareja extraña.
Incluso ahora que ya no estaban juntos. Ya no compartían sus vidas, sólo les quedaba un pequeño vínculo al que recurrían una vez al año.
Dejaron de creer en promesas eternas, en la existencia de las almas gemelas… y eso era, precisamente, lo que los mantenía firmes a la hora de cumplir con aquel ritual.
Un rito de protesta para demostrarle al mundo las mentiras que se ocultaban detrás del rojo San Valentín.
Año tras año, ellos prescindían de esa víscera que late, al que los demás vinculan el roce de la piel. De esa sensación en el estómago al que todos ponían el nombre equivocado. Aquellas dos palabras, para ellos, estaban prohibidas.
Para ellos la celebración de San Valentín se reducía a un encuentro sexual. Año tras año, cita tras cita. Sólo sexo.


** Hoy me apetecía recordar mi primera participación como cuentacuentos