martes, 29 de marzo de 2011

OLOR A RECUERDO




La casa se inundó de un olor a arroz con curry… como un ente vivo que cubriera las paredes con su aliento especiado. Era la receta especial de la abuela y su olor se había convertido en uno más de la familia.
Aprendió a juguetear enredándose en los pliegues de las cortinas, tintineaba entre las lágrimas de la lámpara irisándose de la luz que escapaba de los cristales.
Correteaba escaleras arriba, asomándose curioso a cada dormitorio de la casa, acariciando cada cuadro, cada fotografía, cada alfombra. Caracoleaba por el pasamanos hasta alcanzar la parte más alta, jugó al escondite entre sus sombras y encontró el lugar perfecto para quedarse.
Ahora, cuando echo de menos a la abuela, sólo tengo que abrir este viejo libro y aspirar de entre sus páginas el olor de su receta especial.

10 comentarios:

  1. Aisss las abuelas... A cuántos nos pasará algo similar... (en mi caso con el flan jejej)

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Hoy se habéis propuesto ponerme nostálgica y vaya si lo habéis conseguido!!!
    Recuerdos de mi abuela. Olores maravillosos que tengo impregnado en los sentidos... (No a curry) pero si a ella: Su perfume, su armario, su cocina... ¡Ay!

    ResponderEliminar
  3. Yo sí que tengo buenos recuerdos de mis abuelas... :) Por la parte castellana... el olor a los canalones recién hechos para Navidad, el capón asado en su horno de leña y el indiscutible arroz con leche... y por la parte francesa... la sopa de cebolla, que esa sí inundaba toda la casa, el cassoulet y la créme broulée... Ahora sólo puedo rememorar los canalones, mientras su cuerpo aguante!
    Para mí... tu escrito de esta semana es como el arroz con leche de mi abuela.
    Ahí te lo digo todo!!!

    Besos!

    Hell.

    ResponderEliminar
  4. Las recetas de la abuela son únicas, especiales, inolvidables. Yo me quedo con... la leche migada!!! Me han encantado tu relato y me ha dejado un muy buen sabor de boca!!! ;) Besos!

    ResponderEliminar
  5. Curioso y dulce que el olor de la receta se haya quedado escondido entre las páginas de un libro. Corto, pero intenso, un relato de los que dejan con ganas de más.

    Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

    ResponderEliminar
  6. Precioso pero si acaso mas aun que el texto en si como está escrito me gustó la idea con que lo construyes a partir de la frase.
    No es un plato de arróz sino un recuerdo, no se huele el curry sino que se siente, y el tacto del libro nos lleva por algo vivo, entrañable.

    Muy bueno, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito!! :)

    Es curioso que un olor a arroz con curry pueda traer tantos recuerdos... pero son estas pequeñas cosas las que nos hacen sonreír de vez en cuando recordando a los que ya no están.

    Me ha gustado mucho!! Besos!

    ResponderEliminar
  8. booooooooooo que bonito!!! y tienes toda la razon, cosas simples que te recuerdan grandes momentos o personas, me encanta

    bessos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué magnífica forma de homenajear a las abuelas! Me ha encantado empaparme del aroma a especias de esta cocina que nos has brindado. Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Pilladísima de tiempo como siempre, pero no quería dejar de daros las gracias y deciros que estoy encantada de haber tocado vuestro puntito sensible XDDD

    Besos angelicales para tod@s

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.