martes, 7 de junio de 2011

CRISIS EMPRESARIAL



El negocio familiar va de mal en peor y todos lo saben. Es un secreto a voces al que nadie se acostumbra por entero.
He seguido a rajatabla los consejos de ese libro tan de moda, pero solo me sirvió para comprender que las soluciones reales no pasan por bombazos editoriales que hacen famoso y rico al iluminado de turno.
Dicen que en el amor y en la guerra todo vale pero ¿qué vale en los negocios? Yo necesitaría un milagro para salvar años de tradiciones… Ni la institutriz más afamada de la literatura inglesa encontraría una forma sencilla de explicar mi problema.
Mi madre no entiende de problemas que no sean domésticos y mi padre levanta los hombros asegurando que se bajó del tren hace mucho y que el viaje es responsabilidad mía.
Si al menos no fuera el único empleado de esta puñetera empresa, podría pedir una baja médica mientras aclaro mis ideas.

3 comentarios:

  1. ¡Ains!! ¡¡Cómo me identifico con esta entrada!! :D ¡Un beso y ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Eh? y mi comentario?
    Repito!! jaja
    Que sí, que las crisis nos tocan a todos, a unos los hue... y a otras las bo...
    Muy bueno Angelical!
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. La crisis ha sido la excusa para meterme con esa actitud tan "tipicalspanis"
    Hacía mucho que no jugaba a lo de las 10 palabras y estoy desentrenada XDDD

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.