jueves, 23 de junio de 2011

EL TRAPECISTA

Sus sueños se forjaron en el aire. Giraron creando piruetas de colores que flotaban sobre el asombro que lo hacía sentirse vivo.
Voló soñando. Vivió volando.
Balanceando sus ilusiones al ritmo marcado por los aplausos, por los gritos de admiración, por el miedo ajeno contenido.
El riesgo se convirtió en su compañero perpetuo y el miedo huyó de la carpa cansado de sentir su indiferencia.
El día en el que su sombra se quedó enredada en los hilos de la red, fue su miedo el que columpiaba piruetas en las nubes y el riesgo, lloró agazapado en un rincón de la pista.

4 comentarios:

  1. Muy bueno Angelical, tremendamente visual.
    Sentí vértigo!!!
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Las palabras desafían al vacío a lo largo de la narración, de un lado a otro llevan consigo los sueños, secretos, y vida de una tradición.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No, que bien estuvo. Gracias atí estoy descubriendo el mundo de los microrelatos

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno,compañera. Hay que ser valiente y no temer, pero en la dosis adecuada. (Imgagen al dedillo, como siempre)

    Besotes!

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.