lunes, 13 de junio de 2011

HUELLAS ARRASTRADAS



Mis hermanos ya no creen en unicornios. Ahora, sin el peso de la magia, van viajando bajo el sol del mediodia y sus pasos pesan más que nunca.


8 comentarios:

  1. Que brevedad tan exquisita con esas palabras Angelical!
    Me ha gustado mucho!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué cierto es eso! Cuando perdemos de vista el niño que llevamos dentro, el mundo pierde su encanto y la realidad puede llegar a pesar tanto como una losa. Exquisito como bien señala, Sucede.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Mmmm... como dicen, querida somozana, exquisitas palabras jejeje
    Me han gustado =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Por eso debería ser obligatorio leer El Principito, la mejor manera de crecer pero sin perder al niño interno. A mí me funcionó.

    ResponderEliminar
  5. Sigues con tus micros comprimidos eh jefa?
    Ains los unicornios...que necesidad tiene el ser humano de creer que existe algo mágico que diluya la monotonía de lo cotidiano...

    ResponderEliminar
  6. Diosmiodemialma alegrón el que me das, chico, te echaba tanto de menos que he empezado a extrañar hasta tus paranoyas temporales :b

    Encantadísma de volver a saber de ti XDDD

    ResponderEliminar
  7. Ups con el alegrón se me pasó daros las gracias a los demás, perdón ;) me encanta teneros entre mis realidades XDD

    ResponderEliminar
  8. Se te ha notado: sientes debilidad por el caos

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.