miércoles, 10 de agosto de 2011

CUESTIÓN DE MODAS



El molinero suspira aliviado ante el cambio de las modas. Ahora las madres y sus cabritillos lucen botas altas de cuero negro. Su harina está a salvo del apetito del lobo y de las lágrimas desconsoladas del escribiente.

3 comentarios:

  1. cuanta razon tenes! que admiracion, escribis de maravilla! lindo blog, un besssso:)

    ResponderEliminar
  2. Estoy ojiplática... Al ver la ilustración pensé que harías un alegato a la infancia, con algún cuento versionado, pero esto es mejor todavía. ¡Qué grande eres!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Las microjustas han dado para mucho XDDD

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.