domingo, 4 de diciembre de 2011

LA VISITA MÁS ESPERADA



—Deseaba que fueras tú. Lo deseaba con toda mi alma.
Su sonrisa se perfiló en la penumbra de la habitación y se recreó en el silencio que llenaba la estancia.
Llevaba demasiado tiempo esperando aquel momento… y su presencia le decía tantas cosas.
Pasó el dedo por el borde del vaso, a la espera de su respuesta, a la espera de alguna señal que le garantizara que aquella visita significaba que no la había olvidado.
Pero el silencio no se llenó con sonido alguno. Ni siquiera hubo un mínimo movimiento que delatara sus intenciones.
Supo que por fin él estaba allí, con ella, y sin embargo la distancia entre ellos era igual de grande y vacía como lo había sido durante todos aquellos años.
Asumió su silencio.
Cogió el vaso, más vacío que nunca y, tragándose sus propios suspiros, guardó la ouija en el armario.

25 comentarios:

  1. Caray, pedazo de final! Me ha puesto los pelos de punta.

    Un placer volver por aquí. Nos leemos.

    Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

    ResponderEliminar
  2. Guaauuu!!!! pensaba que iba por otro lado la cosa, hoy están siendo las lecturas de giro, me ha encantado, felicidades.

    Mundoyás

    ResponderEliminar
  3. Eso si que no me lo esperaba! Tras leer el final y releer el texto, parece que estuviera leyendo un relato distinto.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. De eso se trataba XDD. Me alegro de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  5. La madre que te parió, jajjajjajjaja la vuelta de tuerca que has dado. Encima no sé ni por qué me he sorprendido, si según te iba leyendo ya sabía o esperaba una giro especial. Eres la caña, amiga.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. El terror no es siempre lo que parece, Sarita jajajjajaj

    ResponderEliminar
  7. Giro inesperado, parecia que se veia venir... pero no!

    Muchos besitooos

    ResponderEliminar
  8. Creo que todos hemos imaginado otro vaso, y otro tipo de encuentro, y el final nos ha sorprendido. Y si una historia de amor puede sobrevivir a la muerte, al parecer, una de silencios también puede.

    Has conseguido lo que buscabas, así que solo puedo decir: muy buen trabajo.

    SdlH

    ResponderEliminar
  9. Gracias ^^ La inspiración llegó de la mano de la alegría por el resurgimiento jjajajaja

    ResponderEliminar
  10. me uno al resto de los comentarios, mucho más no puedo añadir.
    Una historia inesperada desde luego.

    :)

    ResponderEliminar
  11. Nos ha dado a las dos por los muertos je, je... En particular me quedo con el tuyo, porque es más intenso y cortito y porque lo de la ouija era del todo inesperado.

    Un placer rejuntarme con gente como tú en el Cuentacuentos.

    ResponderEliminar
  12. No esperaba ese final, muy buen giro. Hasta he sentido un escalofrío al leer ouija.

    Un placer leerte esta semana :)

    ResponderEliminar
  13. Sechat, ya me había dado cuenta de nuestra coincidencia con fantasmas jjajaja pero no te dije nada en el comentario para no destriparte mi micro XDDD

    ResponderEliminar
  14. Una historia de amor o desamor, según se mire, que traspasa todas las barreras. ¿Qué más puedo decir que no hayan dicho ya? También me has sorprendido.

    Te dejo besos y polvo de Hada.

    ResponderEliminar
  15. Que bueno!! Me encantan los finales que se descubren al final :)
    Y que bien, como el alma oculta, lo escondes de los ojos del lector. El silencio que creas en la escena parece que está a punto de romperse por alguna causa, humana! pero lo que aguardaba era algo de muy mas allá :)

    Volvemos!

    ResponderEliminar
  16. El silencio, dueño de las penas y guardián de nuestros imaginarios imposibles... o posibles, siempre queda la esperanza. Bonito mensaje oculto :)

    ResponderEliminar
  17. Que chulada de relato.

    Aunque no sea de todo aplicable a este relato, saco el pensamiento de, se puede tener a alguien al lado y sin embargo, estar, a la vez, lejos de él/ella.

    ResponderEliminar
  18. Parece que en esta semana, con esta frase, os habéis empeñado en los giros de tuerca, los finales inesperados y los dobles sentidos. Pues aunque cortito el relato, déjame poner el dedo en el vaso y echar una mano. A ver qué nos cuentan...

    Un beso, nos leemos!!

    Aarón

    ResponderEliminar
  19. Me gusta, me gusta el tema, me gusta que sorprendas. No obstante, cuidado con dejar recaer todo el peso del relato en un giro de tuerca. Queremos más cositas, jeje. Me alegro de leerte :)

    ResponderEliminar
  20. Esto... alguien, se ve que me has leido poco jajjajajaja

    ResponderEliminar
  21. Y yo que me leí esta historia ayer y se pasó comentar, no tengo perdón!! jajaja

    Esta historia es de las que me gustan, con sorpresa final :) Breve e intenso, un poco de amor, un poco de mal rollo con el tema ouija y el misterio de saber qué pasó en realidad. Te ha quedado genial :)

    Besos!! y mil perdones por el despiste ;)

    ResponderEliminar
  22. Lo que iba a ser una cosa (en mi mente), se trastocó en la última frase.
    Genial.
    Habrá que pasarse más por aquí, con o sin vaso.

    Un saludo.

    Hell.

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.