jueves, 12 de enero de 2012

EL MONSTRUO EN MÍ



Lo prometido es deuda y aquí estoy, escribiendo mi primera reseña. Mis compañeros soperos ya sabéis que soy escuetita dando mi opinión sobre libros, así que después de leer esta os quedará claro porqué me dedico a escribir relatos en vez de reseñas XDD. Ni mi técnica ni mis conocimientos me llegan para hacer una crítica literaria, así que toca conformarse con mi sensaciones como lectora empedernida y, eso sí, he tenido muchísimo cuidado en no decir nada sobre los argumentos de las historias porque creo que el disfrute es mayor si se llega a ellos sin  pista alguna (de hecho, ahora me leeré las reseñas que pululan por la red porque no quise leer ninguna antes de sumergirme en el libro).
Bueno y ahora, pido disculpas a todos los reseñadores del mundo mundial y os dejo con mis sensaciones sobre El monstruo en mí.



“La ciudad deshabitada”
Con las palabras de José Ignacio nos convertimos en espectadores de la soledad, pero no de la soledad “física” que podemos intuir en el título sino una más intensa que nos deja sin la defensa que suponen los recuerdos acumulados a lo largo de la vida.
Comienza dosificando magistralmente la información, creando en nuestra mente escena sueltas que acabarán encajando a la perfección. He de confesar que en un momento dad, temí que el asunto virara hacia la ciencia ficción dando con  mis esperanzas al traste (porque no es un género que me tiente demasiado :-s) pero con Nachob nada es lo que parece y esta historia es un buen ejemplo.

“De sueños y monstruos”

Bueno, esta historia es corta y no puedo decir mucho sin meter la pata y destriparla. Bastará con que diga que esta sí me la vi venir pero la verdad que encierra es tan grande, que el relato no desmerece.

“Todo está hecho”
Este me ha gustado menos. Al principio pensé que era por el toque “gore” (del que tampoco soy muy fan) pero al llegar al final comprendí que no era la sangre lo que me chirriaba. El final es estupendo: impactante y cerrando la historia de forma tajante;  y eso era precisamente lo que me hubiera gustado para el resto de la historia: un ritmo más rápido que estuviera en armonía con lo vertiginoso del cierre.

“Tumbas en la ciudad”
Esta historia empieza con un trozo de relato escrito por el protagonista. Os escribo mis expresiones mientras lo leía XD:
1.    ¡Mierda, zombis!
2.    Anda mira, esto de la muchacha rubia me gusta.
3.    ¿Pero esta qué dice? (risas)
4.    ¡¡No me lo puedo creer!! (insertar carcajada)
Después llega la historia genialmente compartida entre el personaje y el personaje del personaje ;-) para llegar a un final Nachobiano. Una frase elegida con maestría y que resume todo lo resumible de la historia: vivos murientes.

            “Casa ocupada”
¡¡¡Mi favorita con mucha de diferencia!!! Creo que es de esos relatos que no se olvidan por mucho tiempo que pase.
Al principio no paraba de pensar: Nachob ¿qué es lo que quieres contar? Pero al mismo tiempo estaba completamente enganchada a ese qué que desconocía.
La cosa sigue y el enganche persiste, en lo que me pareció un derroche de imaginación y una claridad en las imágenes y sensaciones que transmite realmente apabullantes.
Definitivamente, el Señor José Ignacio Becerril Polo, creó un mundo propio y lo encerró en esa casa para deleite de sus lectores.
Gracias Nachob.

“No habría descanso en la muerte”
Muy bien escrito, como siempre, pero como la idea y el planteamiento ya lo había leído (tal cual) con anterioridad, no he podido disfrutar del giro final del relato y como me encanta que me sorprendan eso le ha restado muchos puntos.

“Ocho esferas plateadas”
Lo malo de un relato como este es su narrativa, no por mala sino por todo lo contrario. Consigues ver las imágenes claramente y claro, cuando estas tienen “ocho esferas plateadas” llega lo malo que decía antes. En fin, una historia que no te dejará indiferente.

“Ni el infierno querrá tu alma”

Me ha encantado la estructura de este relato porque las imágenes vuelven a convertirse en piezas de un todo que acaba encajando pero que, mientras, me ha hecho participar imaginando distintos desenlaces. Por supuesto, no acerté XD, el giro Nachobiano nunca falla.
Me ha fascinado la poesía escondida que encerraba el primer párrafo: “Soy un grito en el bosque…”

“El hombre que soñaba con mariposas”

Bueno, y con la última historia me llegó la ciencia ficción que tanto temía, así que sí, me sobraron bichos y adelantos (más bichos que adelantos, la verdad) peeeero una vez más el giro Nachobiano vuelve a salvar la situación y la lectora que hay en mí fue capaz de disfrutar de los miedos y esperanzas que el autor encerró en este relato.

El monstruo en mí, definitivamente, es una antología que se alimenta de giros inesperados y que invita a pasear por la senda del nada es lo que parece.

6 comentarios:

  1. No me lo puedo creer!!
    Una reseña! =P

    Pues no pinta nada mal...

    ResponderEliminar
  2. Así estoy yo de contento, en esta realidad o en cualquier otra XDDDD

    ResponderEliminar
  3. Contenta yo por el rato que me has hecho pasar. Gracias ^^

    ResponderEliminar
  4. Reseñar es mi asignatura pendiente y más con ésta maravillosa antología de Nachob. Estoy atascada con "El hombre que soñaba con mariposas" y mi objetivo es cobrar fuerzas cuando disponga de días libres y terminarlo ya. Nachob se merece una buena reseña y que le dedique tiempo y entusiasmo como él hace con cada uno de sus retoños de papel (y los de carne y hueso también, por supuesto) y es algo que me da un miedo atroz. Temo no estar a la altura, porque su libro es muy bueno y no sabría como ensalzarlo sin que parezca forzado.

    Me ha gustado que hayas hablado de cada relato y las sensaciones que te ha causado. Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Ánimo que si yo he podido, tú también y quédate tranquila que si eres sincera no se verá forzado;)

    ResponderEliminar
  6. No quiero leer nada hasta que lea el libro jeje, así que solo he leído el primer y el último párrafo :S.

    Ni siquiera la he comprado todavía, pero la antología de nachob está muy cerca en mi lista de pendientes...

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.