domingo, 1 de abril de 2012

FIN




Era consciente de que todo acababa.
Había pasado página sobre las risas, las lágrimas; sobre los sueños, las derrotas... sobre las emociones de aquellas vidas... sobre las suyas propias.
Aquella palabra solitaria acababa con todo.
Se despidió con silenciosa gratitud y cerró el libro.

3 comentarios:

  1. Qué maravillosa manera de expresar la sensación que te envuelve cuando terminas de leer un libro de esos que te hacen vibrar. Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  2. No soy muy aficionado a los micro relatos, y este sin embargo me ha encantado :D.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Algo que decir? Adelante estás en tu casa.